los viernes al sol

"Un espacio semanal donde nos reunimos para plasmar nuestra creatividad cotidiana..." Loto "Són moltes les ganes de continuar la nostra tasca i de seguir en contacte amb tots vosaltres" Margarida

La meva foto
Nom:
Ubicació: Barcelona, BARCELONA, Spain

dilluns, 1 de març de 2010

COMUNICARSE

--
El ordenador con conexión a Internet permite acceder a la felicidad por unos instantes. Recibes emails, te comunicas con tus amistades, llevas a cabo numerosas búsquedas que sacian tu curiosidad. Casi un milagro que con unos clicks puedas apropiarte de impensados conocimientos.

Sentarte frente al teclado implica que vas a perder la noción del tiempo. Si la tarea es puramente profesional puede que resulte pesada y agobiante. Pero muy distinto el resultado será si se trata de colmar inquietudes o gastar un rato de ocio.



Abres el correo electrónico y aparecen como por encanto hermosísimas presentaciones, con músicas que te transportan a otras esferas. Las disfrutas a solas, pero luego se te ocurre que debes compartirlas con otros amigos o conocidos. Pero claro...¿a quiénes las envío? ¿Las recibirá con agrado el destinatario o con indiferencia, quizás con rechazo? Ante la duda, no queda sino lanzarse a ciegas o reprimir el impulso.

Se detiene el tiempo hasta que pasan unos días y regresan las palabras de los destinatarios. Hay de todo: parabienes, agradecimientos... y también silencios e indiferencia.

Hay correos electrónicos que al abrirlos suponen una sorpresa. Estimulan la ilusión. Se leen y releen. Dejan un poco de ilusión, de agradecimiento o quizás -de todo hay en la viña del Señor-, un agridulce sentimiento.

Con las búsquedas se puede contactar virtualmente con el autor conocido de algún libro. Es gratificante ampliar el conocimiento sabiendo qué ha escrito, de donde procede y con otros datos de su currículo. Viene al caso esta digresión por el regalo que he recibido de uno de estos autores a los que me refiero: Manuel Soler Palá: "Galería de personajes sin corazón", de la editorial Claret.



No he leído su contenido con las debidas pausas y reflexiones porque los diversos personajes despiertan un fuerte interés y uno va pasando páginas y páginas para ir deshojando todo el contenido. Interesantes los perfiles de estos personajes, reales como la realidad misma. A veces también personajes morbosos que acumulan elementos negativos en su obrar y pensar. Pero es

...............................................

que el autor tiene una tesis: hay que enterarse de lo malos que son algunos prójimos para parecerse lo menos posible a ellos. Ya que no es tan común encontrarse con individuos que nos seduzcan por su comportamiento, aprendamos de los malos, es decir, aprendamos a no seguir sus huellas.

La informática también da pie para la comunicación verbal. Chats, mensajes de voz, etc. Hay palabras inútiles, ociosas, que nos conducen al aburrimiento ineludible. Pero también hay que nos cautivan y despiertan sentimientos o emociones dormidas en nuestro interior. Y cuando la palabra se comparte, aparece el diálogo. Un diálogo que con frecuencia transita por las vías de la espontaneidad, que logra detener el tiempo y vincularnos un poquito más a la persona amiga.

El silencio, por paradójico que parezca, constituye también un instrumento de comunicación interior. Nos comunicamos con nosotros mismos a través del silencio. ¡Cuánto podemos averiguar gracias a estos largos monólogos. Aunque, eso sí, requiere de un ambiente adecuado: no estar excesivamente pendientes de los ruidos exteriores ni ansiar la huída cuando la conversación interior no nos resulta del todo agradable. San Juan de la Cruz hablaba de la soledad sonora. Eso es. Una soledad, un silencio que resuena por todas las paredes interiores de nuestro ser.

¿Por qué he escrito todas estas digresiones? No sé... Una se pone ante el teclado y a veces fluye la inspiración como un río cuesta abajo. Me lo sugieren y, a pesar de mi pereza, en ocasiones el teclado se pone al rojo vivo. Además, ¡hay que comunicarse a través del blog!

Punto final. A decir verdad, lo que más me atrae -y no lo he dicho en los párrafos anteriores- es la fotografía. Una de mis compañeras nos deleita con sus fotos y exposiciones. Ella es una infatigable y empedernida excursionista. Su cámara logra captar cuanto bello se mueve a su alrededor.

Y pongo punto fina, un poco brusco. Así sin más.

(Nota: estos párrafos responden a unas reflexiones de Loto a las que posteriormente ha dado forma Manuel Soler Palá, aquí podéis entrar en su blog, si así lo deseáis).

--

Etiquetes de comentaris:

2 comentaris:

Anonymous Anònim ha dit...

Muy bonitas reflexiones, Loto...además, me encanta como combinan la camiseta verde de la primera foto con la portada del libro de la segunda foto. Es todo muy armonioso...

16 de març de 2010 a les 19:15  
Anonymous Anònim ha dit...

Molt interesants les teves reflexions,que es noten sortides de molt endins teu. I, a més a més ens fan reflexionar i fer-te preguntes,i les respostes coincideixen amb les teves reflexions,i això vol dir que toquen molt d'aprop la nostre sensibilitat.
Jo tanbé he llegit el llibre que resenyes i m'ha semblat inteserant i força educatiu. Potser per nosaltres, que ja tenim una certa edad i he viscut moltes situacions semblats a les que planteja el libbre,en aquest mon, ens resultim una mica conegudes, però penso que, en mans més joves, pot servir d'ensenyament i sobre tot de rebulsiu.
Us encoratjo a seguir treballant, a través d'aquest blog, per oferirnos totes les inquietuts que teniu.
Una forta abraçada a les floretes.
Raquel

24 de març de 2010 a les 12:23  

Publica un comentari a l'entrada

Subscriure's a Comentaris del missatge [Atom]

<< Pàgina d'inici